diumenge, 17 d’abril de 2011

Benedicció de l'autobús Lesseps-Guinardó-Horta

La Vanguardia. Dimarts, 06-11-1928

En la iglesia de Nuestra Señora de Montserrat y ante numerosa y distinguida concurrencia, se celebró el domingo, a las once y media de la mañana, la fiesta de bendición de un nuevo y magnífico coche de la línea que la S. A. Autobuses del Norte de Barcelona tiene establecida con la denominación de «Lesseps-Guinardó-Horta».

A las once de la mañana se celebró en la citada iglesia una misa a la que concurrieron los invitados al acto y gran número de fieles y a las once y media en la puerta del templo, el párroco, reverendo don Eugenio Flori, bendijo el nuevo coche, asistido por el vicario, reverendo don Pedro Baguñá, y acólitos. Entre los concurrentes figuraban el presidente del Consejo de Administración de la Compañía, señor Morcillo; el vicepresidente señor Magriñá; el secretario, señor Balart; el vicesecretario, señor Ribas; el gerente, señor Massó; los vocales señores Bonet y Rius y el concesionario de la línea, señor Oriol Cinca.

El presidente de las Asociaciones de propietarios, diputado señor Trabal, el profesor señor Udina; los señores Pou de Barros, Viada, Aliberch, Aizcorbe y Sagarra, de la Cooperativa de Periodistas; el señor Fando e hija; el señor Pou Giménez y esposa; el secretario de la tenencia de Alcaldía señor Martí Navarro; de la Unión Patriótica del Guinardó, los señores Mas González, Delom, Lucas, Bernades, Pina y Señan; el subcabo del somatén señor Manzanares; el presidente de Unión Patriótica de «Can Baró», señor Ortega; y los representantes de otras Asociaciones y entidades.

Entre las señoras que concurrieron, recordamos a las de Magriñá, Massó, Morcillo, Balart, Bonet, Bausili de Aizcorbe y su hermana, señorita María Bausili; Viada, Aliberch, Ribas, Giménez de Pou, doña Antonia García Alarcón y otras muchas que sentimos no recordar.

Terminada la bendición, los invitados se trasladaron a la parte alta de la iglesia, recayente a la Avenida de Nuestra Señora de Montserrat, donde fueron obsequiados con un exquisito «lunch». Pronunciaron elocuentes brindis alusivos al acto y en elogio de la Compañía y de los intereses de la barriada, los señores Trabal y Morcillo, siendo ambos muy aplaudidos.

Tan simpático como agradable acto, terminó cerca de las doce y media.
El Consejo de Administración de la Compañía recibió muchas felicitaciones por sus desvelos en mejorar tan interesante servicio así como por su buen gusto en adquirir los lujosos coches que pone en circulación.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada